Siete cuevas que no te puedes perder en España

Cueva de los Verdes, Lanzarote

Aunque poco conocido por el gran público, el patrimonio geológico español es uno de los más ricos del mundo. Algunas de sus cuevas se encuentran incluso entre las más bellas e impresionantes del planeta, como la cueva del Drach, en Mallorca, o la de Nerja, en Málaga. De hecho, el Instituto Geográfico y Minero tiene catalogadas más de 10.000 cuevas de interés en todo el país… aunque Cantabria se lleva la palma, ¿Sabías que se trata de la región con mayor concentración de este tipo de formaciones del mundo?

Una de las más conocidas, si no la más conocida, es por supuesto la cueva de Altamira, a menudo llamada “la Capilla Sixtina del arte rupestre”. Sin duda, se trata de una visita obligatoria para todo aquel interesado en el geoturismo, pero no es la única cueva que vale la pena conocer. España está llena de otros tesoros subterráneos en cada una de sus comunidades, por lo que seguramente encontrarás una muy cerca de donde vives. ¡Otra razón para planear tu próxima escapada de la ciudad!

Aquí te traemos una selección de siete impresionantes cuevas, cada una más hermosa que la otra.

La cueva de Altamira, joya del arte rupestre

Seguramente la más famosa de España, la cueva de Altamira está ubicada en Santillana del Mar, en Cantabria. Descubierta por casualidad a finales del siglo XIX, en esta cueva se pueden admirar pinturas rupestres prehistóricas (13.000 años), un tesoro artístico e histórico inestimable que le ha valido la consagración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en 1985. Hasta hace un par de años, la cueva se podía visitar bajo un estricto protocolo, pero ya no se admiten nuevas solicitudes de visitas. Sin embargo, puedes conocer una réplica exacta en el Museo Altamira, ubicado justo al lado de la cueva original y abierto todo el año. Su visita dura un poco más de una hora y te permitirá acercarte a la historia y al descubrimiento de esta joya del arte rupestre. Bonus: ¡es una actividad que les encanta a los niños!

Bisontes en la cueva de Altamira.

La cueva de Nerja, un paso obligado cerca de Málaga

Una salida imprescindible a 45 minutos de Málaga, en una ciudad que ofrece muchas actividades para todas las edades. Esta cueva fue hallada por casualidad en 1959 por un grupo de jóvenes nerjeños. Declarada Bien de Interés Cultural, tiene la particularidad de contar con una gran variedad de formaciones naturales (columnas, banderas, estalagmitas, estalactitas y coladas), además de pinturas rupestres. El juego de luces la convierte en una de las más fotogénicas de España. 
Si compras el billete de la cueva, puedes acompañar tu visita, que dura alrededor de 50 minutos, con la del Museo de Nerja, ubicado en la Plaza de España de la ciudad. Allí podrás conocer más acerca del patrimonio local, así como admirar algunos de los tesoros arqueológicos que fueron sacados de la cueva.

Juegos de luces asombrosos en la Cueva de Nerja.

La Geoda de Pulpí, el tesoro de Almería

Una geoda de cristales de yeso de tales dimensiones que la hacen única. De hecho, es la geoda más grande de Europa y la segunda del mundo tras la de Naica, en México. Increíble, ¿no? Aunque fue descubierta hace apenas 20 años, se abrió al público hace muy poco, en julio de 2019. 
La visita guiada empieza por un recorrido por Mina Rica. Una vez allí aprenderás sobre los fenómenos que hicieron posible la formación de los minerales, así como la historia de la explotación de la mina. El momento más especial de la visita llegará al final, cuando podrás admirar la transparencia de los cristales que conforman la formación geológica (e incluso sacar una foto para Instagram).
Aquí te dejamos un documental estrenado en 2021, realizado por Samuel Pérez Álvila, para que puedas descubrir la historia de esta singular formación cristalina.

Cristales de selenita de la Geoda.

Jameos del Agua y la Cueva de los Verdes, dos imprescindibles de Lanzarote

Más que una cueva, Jameos del Agua es un complejo artístico y turístico, diseñado por el arquitecto lanzaroteño César Manrique. Una prueba palpable de que, aunque sea solo en algunas ocasiones, la intervención del ser humano en la naturaleza vale la pena… 
La cueva es un túnel largo de 6 kilómetros, formado por el hundimiento de lava volcánica (lo que se llama un jameo) del Volcán de la Corona. Está conformada por tres jameos principales que se pueden visitar: el Chico, el Grande y el Redondo. Durante el recorrido, que no dura más de una hora, podrás admirar una vegetación frondosa, un auditorio cavado en las rocas con una acústica impresionante y un espectacular lago natural. Además, Jameos del Agua alberga una especie endémica única en el mundo: los cangrejos albinos. Nuestra recomendación: ¡prepara tu cámara y tu sonrisa más bella, que vas a querer sacarte selfies en todas partes!
¡Bonus! A apenas 200 metros de Jameos del Agua, existe otra cueva que forma parte del mismo túnel y es igual de asombrosa: la Cueva de los Verdes. A partir de los años 60, el artista Jesús Soto trabajó en estrecha colaboración con Manrique para ofrecer al público juegos de luces que lograran captar el aura y la magia del lugar.

El auditorio del complejo artístico Jameos del Agua.

Las cuevas de Campanet, pequeñas pero asombrosas…

Las cuevas de Campanet, si bien son de las más pequeñas de Mallorca, destacan por su exuberancia y riqueza geológica. Como muchas otras cuevas, fueron descubiertas por casualidad, en 1945, por el propietario de una granja que pensaba que se trataba de un río subterráneo. ¡Menuda sorpresa la que se llevó, una cueva de 10 millones de años! Durante la visita, que dura aproximadamente 40 minutos, se pueden apreciar estalagmitas, estalactitas, columnas que pueden alcanzar hasta 3 metros de altura, así como un precioso lago con aguas cristalinas. Una experiencia que no puedes perderte si estás en la isla, especialmente si vas con niños.

Las cuevas del Drach, las más impresionantes de las Islas Baleares

Sin duda, unas de las más impresionantes de España. Ubicadas en Porto Cristo (Mallorca), las cuevas del Drach están integradas por la Cueva Blanca, Negra, Luis Salvador y Los Franceses. Cuentan con cavidades impresionantes formadas por la lluvia, y el lago Martel, de 115 metros de longitud, que puedes recorrer en barco. El momento cumbre de la visita, que dura una hora, es un concierto de música clásica en directo que se lleva celebrando desde la apertura a los visitantes; Es decir… ¡Desde 1935! Un escenario idóneo con una acústica excepcional. ¿Por qué no aprovecharlo?

Paseo por el lago Martel en barco.

La Cueva de los Enebralejos, una cueva con mucha historia

Por último, ubicada en la Sierra de Guadarrama, te invitamos a conocer la cueva de los Enebralejos. A pesar de no ser muy famosa, se posiciona como la más grande de toda la cordillera del Sistema Central. Las paredes de esta cueva tienen mucha historia que contar: después de albergar un cementerio gigante durante la prehistoria, se convirtió, siglos después, en un refugio donde los judíos se escondían para huir de la Inquisición (al menos así lo cuenta la leyenda). Tras un largo periodo de abandono, a finales del siglo pasado abrió sus puertas al público.

Detalles de espeleotemas en la Cueva de los Enebralejos.

¿Cuál de estas cuevas te ha llamado más la atención? ¿Nos recomiendas alguna otra que creas que deba estar en esta lista?