Los parques más extremos de España

España tiene 131 parques naturales, llenos de encanto, curiosidades y especies a veces únicas en el mundo. Estos espacios verdes, a menudo amenazados por el calentamiento global, están repletos de actividades para todos los gustos, condiciones físicas y edades.
Hoy te enseñamos los cuatro parques más extremos; es decir, aquellos que se ubican en los límites del territorio español, en cada punto cardinal.

Cabo de Creus, extremo litoral del noreste peninsular (Foto de Turismo Cadaqués)

El Parque Natural de S’Albufera des Grau, el más oriental…

Reserva de la Biosfera, este parque de 5 000 hectáreas es el más grande de Menorca. Es un plan estupendo para todo amante del senderismo y de la fauna, ya que cuenta con centenares de especies endémicas de aves acuáticas y rapaces. El parque reúne los diferentes hábitats que se pueden encontrar en la isla: zonas húmedas, bosques de acebuches, sistemas dunares, praderas de fanerógamas marinas, islotes costeros, etc. El sendero más famoso es conocido como Camí de Cavalls y pasa por el Faro de Favaritx y por las preciosas calas Presili y Tortuga. En resumen, un paraíso para los amantes de la naturaleza.
(Bonus: ¡El parque es accesible para personas con movilidad reducida!)

El Parque Natural de Cumbre Vieja, el más occidental…

En el Parque Natural de Cumbre Vieja, en La Palma, se pueden apreciar las numerosas huellas de las distintas erupciones volcánicas que ha sufrido la isla, desde la prehistóricas hasta la de septiembre de 2021. La Ruta de los Volcanes abarca un total de 7.499 hectáreas y el sendero se atraviesa de norte a sur, a pie. El contraste de los pinares canarios con el suelo oscuro ceniciento ofrece paisajes espectaculares que no te puedes perder si estás de paso por La Palma.
Para más información, pincha aquí.

El Parque Natural de Pilancones, el más meridional…

Declarado Espacio Protegido desde 1987, el Parque Natural de Pilancones se ubica en el interior montañoso de Gran Canaria y tiene cerca de 5.800 hectáreas. Declarado Zona de Especial Conservación (ZEC), es un parque muy vigilado por las autoridades medioambientales, por el número creciente de especies amenazadas que abarca. Por esta razón, y por sus suelos y materiales fósiles (algunos de ellos con más de 12 millones de años), se trata de un lugar de gran interés científico. Asimismo, es un espacio idóneo para avistar aves, algunas de ellas endémicas.
Si te interesa, aquí tienes un sitio que describe las mejores rutas para hacer senderismo en Pilancones.

El Parque Natural de las Marismas de Santoña, el más septentrional

El Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, se encuentra en Cantabria y se extiende a lo largo de 6 500 hectáreas. Formado por un estuario entre el río Asón y las marismas de Victoria y Joyel, destaca por sus marismas y humedales, hábitat de 130 especies de aves acuáticas (sobre todo anátidas, limícolas y gaviotas). El Parque organiza numerosos talleres de divulgación y sesiones de observación de aves. Aquí encontrarás los encuentros diarios que organiza el Centro de Interpretación del parque para avistarlos.
Consejo: según las estaciones se pueden observar distintas especies de aves. Los meses más recomendados para ir son diciembre y enero, ya que el parque alberga hasta 50 especies durante el invierno.