La Ruta de la Pasa en la Axarquía (Málaga)

Málaga no se reduce a la Costa del Sol y te lo vamos a demostrar. Entre la infinidad de atractivos con los que cuenta esta provincia se encuentra una ruta de pueblos blancos un poco particular… la Ruta de la Pasa. Considerada como la mejor del mundo desde los tiempos de Al-Andalus, esta propuesta recorre 62 kilómetros y atraviesa los municipios de Totalán, Comares, Cútar, El Borge, Almáchar y Moclinejo. Se trata de un itinerario apasionante que combina pueblos mágicos, paisajes soleados y tradiciones culinarias antiquísimas.

Almáchar, uno de los pueblos blancos de la Ruta de la Pasa

El cultivo de la pasa, una tradición ancestral

Esta ruta es una oda a la Pasa de Denominación de Origen Málaga, que se elabora a partir de uvas moscatel. Es también un homenaje a toda la gente que hace pervivir y relucir esta delicioso producto internacionalmente, uno de las especies más grandes del mundo en su género. Un cultivo con varios siglos de historia que hace poco le ha valido a la región de la Axarquía el título de Patrimonio Agrícola Mundial.
En algunos de los lugares que enmarca la Ruta de la Pasa de la Axarquía tendrás la oportunidad de ver cómo se elabora esta fruta seca, todo un proceso artesanal que casi no ha cambiado desde hace más de trescientos años. En él se cultivan las uvas de manera tradicional en laderas, conviviendo con otros cultivos de mango, aguacate y viñedos. Después de su cosecha, estas se secan de forma natural, logrando conservar su pruina (levaduras presentes en la piel de la uva). Los racimos de uva luego se colocan en paseros, asentados en las colinas, y siempre orientados al sureste (aquí te dejamos un video que muestra este proceso de elaboración).

Un agricultor colocando las uvas en los paseros (Foto de Agro Magazine)

La región de la Axarquía, el lugar idóneo para ir de turismo rural

Además del cultivo de la pasa, ahora mundialmente conocido, la región ofrece otras opciones para ir de turismo gastronómico. En la Axarquía también se elabora un vino muy dulce y original, con la uva Moscatel de Alejandría. Concretamente, los municipios de Almáchar y Moclinejo destacan por la gran cantidad de bodegas que albergan. Algunas de ellas ofrecen catas de vinos y visita a sus viñedos, como la bodega Sedalla, perdida en medio de la Sierra de Tejeda.

La comarca también tiene un folclore característico, que puedes admirar en fiestas como los verdiales de Comares, coplas de antiguos romances moriscos que se bailan y cantan hasta el amanecer. Y, si no te parece suficiente, puedes simplemente perderte entre los callejones de estos pueblos blancos que atesoran los secretos de su pasado islámico.

El Borge (Foto de Club Rural)