Los turismos verdes: Ecoturismo, Slow, Agroturismo y turismo rural

¿Estás pensando en escapar del mundanal ruido, aunque solo sea por un par de días?

En las últimas décadas han surgido nuevas formas de turismo destinadas a satisfacer el deseo, siempre creciente, de huir del ritmo frenético y estresante de la ciudad. A esto se suma el fenómeno sin precedentes del «boom rural», que empuja cada vez a más urbanitas a refugiarse en el campo (sinónimo de alquileres más baratos, mejor calidad de vida y mayor aprecio por el territorio).

Hoy te presentamos varios tipos de turismo que podrían interesarte para preparar tu próxima escapada. Aunque a primera vista se parezcan mucho, ¡Ojo, porque no son lo mismo!

El Parque Natural de Somedio (Asturias), un lugar idóneo para disfrutar del turismo verde

El ecoturismo o turismo sostenible, un turismo orientado hacia la preservación de los recursos naturales y humanos

Empezamos con el ecoturismo, también llamado a veces turismo sostenible. Más que una modalidad específica de turismo, es una forma de concebir el viaje. Se trata de viajar de manera responsable, preservando al mismo tiempo el medio ambiente y el bienestar de las poblaciones locales. Comer productos de la zona para evitar la contaminación del transporte de alimentos, o que los gastos de tu visita reviertan en la comunidad que te acoge son prácticas propias del turismo sostenible.

Lo más habitual es que el ecoturismo se de en entornos rurales o naturales… ¡Pero no exclusivamente! También puedes plantearte ser un ecoturista en la ciudad que visites (aunque, por desgracia, no todos los destinos facilitan una actividad turística respetuosa).

Lo que tienes que recordar: respeto por el entorno natural y social.

En este sitio encontrarás una multitud de actividades relacionadas con el ecoturismo.

El turismo slow, o viajar olvidándote del reloj

“10.00: Visita del Thyssen. 14.00: Almuerzo. 15.00: Barcos en el estanque del Retiro. 17.00: …”

Con el turismo slow, olvídate de los programas y de las horas. Nació en los años 80 en Italia como una corriente gastrónomica que reivindicaba el arte de comer “lento” consumiendo productos de calidad. Hoy en día se extendió a muchos ámbitos: en el turismo slow la meta es tomar el tiempo que necesites, sentir y aprovechar el presente, dejarte impregnar por la belleza del lugar que visitas, saborear hasta el máximo tu comida…

El turismo slow, al igual que el ecoturismo, es una disposición de ánimo. Ten en cuenta estas dos palabras: momento presente.

Para que te hagas una mejor idea, aquí va una propuesta de turismo slow en el hermoso Geoparque Villuercas-Ibores-Jara, una joya extremeña.

El pueblo de Cantavieja, en la provincia de Teruel.

Turismo rural, tranquilidad y bocanada de aire

La especialidad de nuestra agencia. A diferencia de los anteriores, este turismo se enfoca menos en el cómo sino en el dónde. El turismo rural se desarrolla siempre fuera de la ciudad, ya sea en zonas naturales, en pueblitos, en el campo… En otras palabras: donde muy probablemente no te toparás con un coche cada minuto y podrás respirar aire limpio.

¿Nuestras comunidades preferidas para ir de turismo rural? TODAS, aunque aquí te dejamos una propuesta muy cerquita de Madrid.

Agroturismo, adquirir un saber hacer único del mundo rural

Last but not least, el agroturismo, una modalidad turística no muy común pero con una clara tendencia al alza en los últimos años. Se trata de un turismo rural al que se añade el aprendizaje y la práctica de una actividad agrícola: recoger aceitunas o frutos del bosque, ayudar en el proceso de elaboración del vino, colaborar en el cultivo de un huerto ecológico… todas ellas son experiencias propias del agroturismo.

¿Ya te dieron ganas de hacer una escapada al mundo rural? ¡Comparte con nosotros tus ideas de planes!